• Blog

    Co-creando tu sueño: levántate

    Gracias por tener el valor de llamar las cosas por su nombre. Gracias por pedir aclaraciones, demandar explicaciones, gracias por decir: ¿sabes qué? esto no me parece, no me gusta, no me sienta bien. Al hacerlo, haz puesto la llave en el cerrojo y te has dicho, tengo el valor de explorar esta circunstancia, enojo, dilema, disgusto. Gracias. Siéntate por favor. Hablemos sin ofendernos. Déjame recordarte sobre todo que te amo. Eres un ser lleno de cualidades espléndidas.  Entiendo que…